26 mar. 2009

POYALES DEL HOYO - LA TÍA PASTRANA

A veces, a lo largo de nuestras vidas, permanecen recuerdos de personas que de una manera u otra han influido en nuestro porvenir. Una de esas personas que influyó en la mía, no por su permanencia en el tiempo, sino por su intensidad fué la Tia Pastrana. Una señora que por 2 pesetas enseñaba las primeras letras, las primeras canciones, las primeras cuentas y también las primeras oraciones a muchos niños de Poyales del Hoyo y que además ejercía por el mismo precio de guardería de toda esa chiquillería que para los padres suponían un estorbo para sus labores agrícolas y ganaderas. Siempre había pensado que se merecía un buen homenaje, la lástima es que no se hiciera en vida, así que para mí ha sido una satisfacción comprobar que otros joyancos hayan pensado de igual manera. A continuación reproduzco el artículo que mi paisano y buen amigo Santiago Vadillo ha escrito en el Diario de Avila y al que me sumo y suscribo.
rodeada de niños en Poyales del Hoyo. diariodeavila.es - foto cedida por Miguel Camacho

Francisca Pacios, 'La Tía Pastrana'
Santiago Vadillo Machota
El tiempo pasa como un caballo desbocado para los mortales. Frisar la década de los cincuenta marca un punto de inflexión en la vida, pues se inicia la pendiente que conduce de un modo ineluctable hacia el punto sin retorno. Es hora, entonces, de comenzar algunos balances, reflexiones y reconocimientos.Dirijo la cátedra de Microbiología de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Extremadura desde 1984 (contaba tan solo con 28 años cuando me hice cargo de ella).
¿El desarrollo científico e intelectual del que he gozado es cosa exclusivamente mía? Por supuesto que no. Han influido en mi evolución muchas personas y factores: mis padres, mi querido maestro de la escuela rural don Enrique, mi maestro universitario don Guillermo Suárez y otras muchas más... así como el ambiente minifundista que me empapó en el lugar donde nací, Poyales del Hoyo.
Quiero aprovechar estas líneas para rendir un sincero y caluroso homenaje a doña Francisca Pacios (’La tía Pastrana’), que depositó en mí ser el germen del deseo por aprender. Fue una persona, «en el buen sentido de la palabra, buena», con gran fe religiosa y que ejerció con denuedo toda su vida el humanismo cristiano. Nació en Pastrana (Guadalajara). Por razones que no vienen al caso se trasladó alrededor del año 1940 a nuestro pueblo y desde entonces se dedicó con un profundo amor a cuidar a los párvulos de sucesivas generaciones. Nos enseñó las primeras letras, las normas más elementales de comportamiento y además alivió a nuestros padres de la carga que suponíamos en las labores del campo. Todo por unas escasas monedas, que con frecuencia dispensaba a las familias más humildes. Vivió, pues, inmersa en la pobreza y con una abnegada entrega a los más pequeños. Sus últimos días hubieran sido muy tristes de no ser por la atención que le prestó su paisano Santiago Ranera, casado con una lugareña de Poyales. Murió en paz con Dios y consigo misma en la residencia de las monjas de Arenas de San Pedro.En fin, Francisca Pacios fue una persona que ejerció una inmensa influencia en le inicio de la formación de muchos habitantes de Poyales del hoyo y en su honor van estas emotivas y sinceras palabras de gratitud y reconocimiento.

1 comentario:

  1. Como bien dice el autor el tiempo pasa de tal forma que cuando se recuerda parece ser visto en blanco y negro, y esa sensación es la mia en particular.

    Hacia muchos años que no regresaba al pueblo Poyales del Hoyo, pues aunque mis dos padres eran nacidos alli, yo naci en la capital y mi regreso fue debido al fallecimiento de mi madre. sinceramente me senti extraño pues las cosas parecian que eran diferentes de como yo recordaba, decirles que tengo 39añosy hacia mas de quince que no regresaba.

    La sensacion de dar un pequeño homenaje a mis dos padres fallecidos;. me dio que pensar que todo el mundo regresa a sus raices alguna vez en la vida para reencontrarse con sus familiares y antepasados.

    David Garrido Jimenez.

    PAMPLONA 19/03/2010.

    ResponderEliminar