17 ene. 2008

ARENAS - FAMILIA INTOXICADA

«Mi hija pequeña fue la que nos puso sobre aviso, al quejarse de que se mareaba»Un matrimonio y sus dos hijas resultan intoxicadas en Arenas por el escape en un calentador, que estaba a punto de ser reemplazadoD.
J. S. / B. L. / ARENAS
Los vecinos de Arenas de San Pedro se sobresaltaban de nuevo a causa de un nuevo suceso acaecido en esta localidad: cuatro miembros de una misma familia resultaba intoxicados en su vivienda por monóxido de carbono, según fuentes del Servicio de Emergencias Castilla y León 112.
Según informó el padre de familia a Diario de Ávila, «se debió a un escape del calentador».Aunque afortunadamente todo quedó en un susto y la familia al completo fue dada ayer de alta a las 12 de la mañana, muchos arenenses han visto en esta situación un riesgo y muchos han sido los que han querido comprobar el estado de sus calentadores.
Según han indicado fuentes de la Policía Local de Arenas de San Pedro, a las 22,20 horas del martes, recibieron una llamada del Servicio de Emergencias 112 de Castilla y León en la calle Empedrada, en donde dos agentes pudieron comprobar que «cuatro personas se habían intoxicado por un escape de gas».
Se trataba de una mujer de 37 años, S.L.F., un hombre de 38, C.J.M., y de las dos hijas del matrimonio, I.J.L., de doce años, y R.J.L., de nueve. «La niña pequeña avisó».
Dos vecinas de la calle Empedrada de Arenas de San Pedro en donde se produjo este suceso, anteriormente llamada Calvo Sotelo, coinciden en afirmar que se enteraron por la mañana de la noticia pues no notaron nada en el momento en que se produjeron estos hechos en la calle. Una señora comenta que «se trata de una familia muy maja y me alegro que todo haya quedado en un gran susto. Dicen que ha sido por un calentador».
Por su parte, otra vecina indica que «ya están bien. Han regresado ya a su casa. Son muy buena gente. Creo que la niña pequeña fue la que avisó yendo a la habitación de la madre porque se sentía mal y entonces fue cuando se dieron cuenta de lo que pasaba».
Carlos, el padre de las dos niñas, reconoció que «el calentador no estaba bien y ya había llamado al fontanero, quien tenía previsto cambiarlo esta semana».
Esa noche se ducharon los cuatro miembros de la familia, lo que provocó que se iniciara el escape, «cuando se quejó la niña pequeña de que estaba mareada, igual que la mayor, y al ver que mi mujer y yo sufríamos síntomas similares no tardamos en llamar al 112 porque nos dimos cuenta de que algo raro pasaba».
Fue la llegada de los sanitarios de emergencias la que les aclaró la situación pues les informaron que se habían intoxicado con monóxido de carbono, por lo que fueron trasladados a Talavera donde pasaron la noche y parte de la mañana conectados a una bombona de oxígeno.

noticia copiada de: DIARIO DE AVILA

No hay comentarios:

Publicar un comentario